Agónico triunfo de Superman López en Calar Alto

Miguel Angel López vence este miércoles en la cima del Calar Alto. Javier LizónEFE

El colombiano se impone en el primer gran puerto de la Vuelta y Nibali asciende a la segunda plaza

Chris Froome, ensimismado con los datos proporcionados por su potenciómetro y pendiente de la rotación de su molinillo, escala hasta el colosal Observatorio Astronómico de Calar Alto sin fijarse en los tres magníficos telescopios que escrutan el universo y estudian la formaciones de supernovas y planetas extrasolares. Al británico sólo le priva dominar una carrera que se resiste en figurar en su palmarés.

Hoy, en el coloso de Almería, el jefe del Sky tuvo que apelar al orgullo para mantener su hegemonía. Una etapa durísima en la que se consagró Miguel Ángel López. Superman es un excelente escalador que en los últimos meses ha sido maltratado por caídas y lesiones. El colombiano, en un enorme ejercicio agonístico, se anotó una valiosa victoria y relanzó al ciclismo de su país, que últimamente no se cansa de acumular éxitos.

Froome, con ese estilo destartalado, sufrió para trepar por unas paredes mojadas e interminables. La lluvia dificultó el ascenso al primer gran puerto de la Vuelta. La adversa climatología castigó a unos corredores cada vez más debilitados, por eso no desenvainaron las espadas hasta el último tramo de la subida. Hasta entonces, la cita estuvo protagonizada por la escapa de turno, fraguada a 30 kilómetros de la salida. Entre los escapados, algunos ilustres, como Igor Antón (ganador de la etapa en 2006), Simon Yates, Atapuma o Romain Bardet. Aventura consentida y controlada por el Sky. El francés ofreció lo mejor de sí mismo en lo que va de ronda, coronó la cumbre de Velefique, con una renta de minuto y medio sobre el grupo de los mejores, y las primeras estribaciones de Calar Alto se quedó solo con Atapuma.

Dos escaladores de categoría que estiraron el chicle hasta siete kilómetros de la meta. Antes pinchó David de la Cruz, aceleraron Contador y Nibali y descolgaron a Roche, Chaves y Aru. Eficaz estrategia de desgaste del español y el italiano, que también molestó a Froome.

Una subida con el pelotón fracturado en múltiples grupos. A cinco kilómetros, Nibali aventaja en 40 segundos a Chaves y tenía la segunda plaza de la general a su alcance. Su empuje arrinconó a Froome y luego a Contador. El único que aguantó su ofensiva fue Miguel Ángel López, que un eterno último kilómetro fue aumentando la renta hasta alcanzar los 16 segundos de la meta. Bonificación para el colombiano, para Froome y NIbali. Contador llegó 15 segundos después. El británico resiste y el siciliano asalta la segunda plaza. El pinteño avanza hasta la zona noble de la clasificación.

Fuente: El Mundo